Cómo funciona un micrófono de condensador

Lisandro Pardo
Lisandro Pardo
24 junio 2021

¿Qué tiene de especial? ¿Y por qué podrías necesitar uno?

Con el extraordinario avance del teletrabajo y la virtualidad en múltiples entornos, muchos usuarios descubrieron la necesidad de actualizar sus equipos, y ubicarse un escalón por arriba de las webcams básicas y los micrófonos integrados. Una simple búsqueda en Google revela que varios portales de ventas promocionan ampliamente a los llamados micrófonos de condensador, sin profundizar demasiado en su perfil técnico. Hoy vamos a explorar cómo funciona un micrófono de condensador, y cómo se compara con un micrófono dinámico.


Otra sesión de Zoom, otro encuentro remoto... y todos los participantes se escuchan como si estuvieran encerrados en un tanque. Hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar la calidad del audio. Eliminar el ruido del micrófono, optimizar nuestro entorno, e incluso practicar para que nuestra voz tenga un mejor equilibrio son recomendaciones básicas, pero también existe la opción de actualizar el hardware, y muchos portales repiten hasta el cansancio la expresión «micrófono de condensador». ¿De qué hablan exactamente?

(N. del R.: El vídeo está en inglés, pero sirve principalmente para detectar las diferencias de sonido entre micrófonos)


Qué es un micrófono de condensador, y cómo funciona

https://www.youtube.com/watch?v=Y01N_L1VA4I


Antes de entrar en ese territorio, resulta más cómodo explicar el funcionamiento de un micrófono dinámico. En términos relajados, estos micrófonos utilizan un sistema compuesto por un diafragma, una bobina, y un imán. Las ondas sonoras golpean el diafragma provocando su vibración, y la bobina que está conectada a la parte posterior del diafragma vibra con él. La bobina se encuentra rodeada por un campo magnético generado por el imán. El movimiento de la bobina dentro de este campo magnético es lo que genera la señal eléctrica registrada por nuestros dispositivos.


Diagrama básico de un micrófono dinámico

En cambio, el micrófono de condensador (también llamado micrófono capacitor, de capacidad o electrostático) está formado por una construcción eléctricamente cargada de diafragma móvil y placa posterior fija. En otras palabras, un capacitor/condensador. Cuando este conjunto se encuentra cargado, surge un campo eléctrico entre el diafragma y la placa posterior, proporcional al espacio que separa a ambos elementos. Es la variación de ese espacio (debido al movimiento del diafragma) lo que produce la señal eléctrica asociada al sonido que el micrófono condensador recoge.


Diagrama básico de un micrófono condensador

Entonces, ¿cuál es mejor?

Una pregunta que se repite mucho, pero que no es del todo válida. Cada tipo de micrófono tiene sus puntos fuertes y debilidades, por lo tanto, tu responsabilidad como usuario es identificar cuál se ajusta a tus necesidades :

El micrófono dinámico tiene la ventaja de una construcción más simple y robusta, una mayor resistencia a la humedad, un buen manejo de sonidos especialmente ruidosos, y cierto rechazo a los ruidos de fondo. En la otra cara de la moneda encontramos una baja sensibilidad (lo que lleva a una salida menor) , y una respuesta en frecuencia más limitada. Si quieres que tu voz tenga un poco más de ese efecto broadcast/podcast , deberías considerar un micrófono dinámico.

Por otro lado, el micrófono de condensador presenta una respuesta en frecuencia más completa, mayor sensibilidad, son más «omnidireccionales» , y suelen ser identificados con un sonido «natural». Sin embargo, tienden a ser más frágiles, su electrónica interna puede generar una pizca de ruido adicional, requieren de un «potencial» para funcionar (en esencia, una pila u otra fuente similar) , y quedan más expuestos a la saturación. Si posees un control acústico superior en tu entorno, el micrófono de condensador funcionará muy bien.


Fuente: Shure